Saltar al contenido

Como conseguir una novia o casi cualquier cosa que pretendas

  • por

Uno de los grandes problemas de nuestra época es la soledad. Vivimos ultra conectados a todo y a todos pero ultra desconectados de la proximidad física.

Las redes sociales, la pornografía y el COVID han sido un buen combo para ganar distancia los unos de los otros, y esto genera una falta de habilidades sociales preocupantes.

Recuerdo un día en Santiago de Compostela cuando estaba estudiando la carrera, me quedé el fin de semana solo en el piso de estudiante y estuve todo el día sin hablar, cuando bajé al supermercado y fui a hablar con la cajera me salió un hilillo de voz sin fuerza como si estuviese aprendiendo a hablar.

Esto es solo una anécdota pero quiero que entiendas con esto que si no te expones a situaciones sociales y sobre todo a aquellas que te resultan más incómodas por el posible juicio social, nunca te vas a desarrollar plenamente como hombre.

He trabajado con mentorizados que necesitaban desarrollar su faceta social, porque tener un buen dominio social te abre mil puertas, entrevistas de trabajo donde se disparan las posibilidades de éxito, un mayor potencial de atracción, más opciones a la hora de elegir pareja y aunque solo fuese por tener una lista de contactos más amplia, te aseguro que merece la pena.

El que tiene talento, tiene mucho avanzado pero sin contactos que puedan ofrecerle oportunidades lo tiene complicado. Mientras que alguien con contactos pero sin talento (o conocimiento) puede acceder a sitios que otros no.

La realidad es que es muy duro saber que vales pero no tener oportunidades porque eres invisible para el mundo o querer formar una familia, tener una pareja con la que disfrutar la vida pero sentirte incapaz de generar atracción hacia alguien.

Tengo un plan de actuación para estos casos, entrenamiento de habilidades sociales, generación de nuevos marcos mentales y cambio del autoconcepto. Bueno, tecnicismos que probablemente no te importen pero que te van a convertir en esa persona a la que la gente quiere acercarse cuando estás en una fiesta, reunión o quedada de amigos.

En ese hombre que no se siente incómodo cuando recibe mucha atención y que expone sus ideas independientemente del juicio social, mostrándose tal y como es.

Mostrarse tal y como es… Esto es algo que se dice mucho, «¿Para ligar? Sé, tú mismo». No, no seas tu mismo, al menos el que eres actualmente, vamos a trabajar para que seas tú yo real, sin miedos, sin prejuicios, con la confianza para ser y estar.

El único problema que le veo a esto, es que cuando dejes de ser la clase de persona que eres hoy, ya no te preocupará como te va a salir esa entrevista de trabajo o si esa chica sentirá algo por ti o no, estarás por encima de todo eso.

Ponte en contacto conmigo en pablocastromoreno@hotmail.es o en @pablocastropsico en Instagram para más información.

 


PD: Bueno, veo que necesitas saber más. Bien, te voy a contactar como Christian (no es su nombre real), pasó de estar 13 años sin tener relaciones con las mujeres a echarse novia en menos de 1 mes. 

Yo le dije que solo había empezado a tener éxito por parte de las mujeres y que fuese paciente, pero el amor es así a las 3 semanas de empezar mi mentoría ya estaba medio emparejado y unas semanas después era su chica la que le pedía formalizar la relación porque veía el potencial en él y no quería dejarlo escapar.

¿Sabes cuánto pagó por mi mentoría?
100€ al mes. 

Es curioso porque ni el gimnasio (50€ al mes), ni la ropa de marca (polos y camisas de 80€), ni el coche, ni nada de lo que había intentado anteriormente le ayudó a construir una confianza real en sus posibilidades ni a desarrollar unas habilidades a la hora de relacionarse que resultasen atractivas.

Christian era un hombre normal pero que no había encontrado el camino para conectar con las mujeres y para eso realmente, no hace falta ser un superhéroe, si estás aquí leyendo esto es porque tus ancestros no dejaron de hacerlo una y otra vez.

A veces las cosas importantes tienen soluciones fáciles, en este caso fueron 100€ al mes y cambió su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *