Saltar al contenido

Si necesitas un cambio, lee esto

  • por

Esto de lo que voy a hablar hoy es el motivo fundamental por el que mucha gente es infeliz.

Probablemente sea uno de las entradas de blog que más impacto pueden tener en tu vida, así que te invito a que lo leas porque puede ser un punto de inflexión para ti. 

De lo que voy a hablar es de la disonancia cognitiva pero con una aplicación práctica poco común. La disonancia cognitiva fue acuñada por Leon Festinger en los años 50, es increíble realmente que nadie pusiese nombre a esto antes. 

Leon Festinger

La disonancia cognitiva es el malestar que aparece cuando nuestros actos no están en concordancia con nuestras ideas. Es cuando lo que pensamos sobre algún asunto o sobre nosotros mismos, no está en línea con nuestra conducta.

Por ejemplo:

– Podemos pensar de nosotros mismos que somos personas valientes y decididas pero si luego en una situación de peligro, nos acobardamos, sentiremos ese malestar.

– Si creemos ser personas integras pero cedemos ante un soborno o nos dejamos influenciar por alguna persona que trata de favorecernos personalmente.

Lo que suele suceder para reducir ese malestar es que nos excusamos o justificamos la conducta para sentirnos mejor y no romper ese concepto que tenemos de nosotros mismos.

En el primer ejemplo, podríamos justificarnos diciendo algo como… bueno fue la decisión más inteligente, de valientes está lleno el cementerio o lo que sea y en el segundo caso, podría ser, si no cogía ese dinero lo iba a coger otro al menos yo lo usaré para un buen fin.

Esta es la definición y los ejemplos clásicos que se utilizan para hablar de la disonancia cognitiva pero realmente la disonancia cognitiva está presente en todo el mundo, todo el rato.

La disonancia cognitiva es la explicación de porque aquellos que se ven como personas vagas, es muy probable que lo sean porque estarán cómodas en ese equilibrio entre su autoconcepto de vago y sus actos de vago.

Sin embargo, aquel que se vea como una persona con ambición, buscará constantemente soluciones para vencer la pereza o cualquier otro obstáculo. Porque no puede tener una imagen mental que no se corresponda con lo que luego hace, es decir, volvemos a lo mismo, no puede haber un desequilibrio entre quien pienso que soy y lo que hago.

“Un triunfador, no se pasa todo el día viendo p0rn0 y comiendo cheetos, así que si soy un triunfador no puedo estar haciendo esto”

Sí que tengo que aclarar que la disonancia tarde o temprano debe resolverse. Sino será fuente de un conflicto interno que puede acabar somatizándose y generando enfermedad.

La mayoría de las personas acaban doblando sus creencias, bajando su techo de expectativas y ajustándose a lo que puede obtener de la vida.

Pero, hoy vengo a hablaros de otro modo de enfocar la disonancia.

La disonancia puede ser el motor que nos empuje a dejar atrás todas esas conductas que no están acorde con lo que somos o con lo que queremos ser.

Por eso, es fundamental tener confianza en uno mismo.

Aquel que crea en sus posibilidades, y crea de verdad, no es que vaya a atraer el éxito por un efecto de la ley de atracción. Sino que se empujará a tener en línea su comportamiento con lo que espera de él mismo.

Sé que para conseguir construir una confianza de acero, en ocasiones nos encontramos con dificultades, pero en eso te puedo ayudar yo.

Una vez que tengas esa confianza a prueba de balas y tengas claro quien eres o quien quieres ser, solo tendrás que ir deshaciendo el malestar que te genera comportarte de una forma diferente a lo que esperas de ti mismo.

Pero claro, necesitas primero la confianza en ti mismo y segundo la claridad suficiente para saber quien eres y sobre todo quien quieres llegar a ser. El orden es muy importante. 

Lo primero es la confianza, porque si fijas tu objetivo sin ella, optarás a una realidad poco atractiva y el efecto no será el mismo.

Lo segundo es tener claridad (saber que clase de persona queremos ser y a donde queremos ir) y lo tercero es utilizar el malestar de la disonancia para corregir tus acciones buscando llegar a aquello que te has propuesto.

Esta es la fórmula en 3 pasos que he construido para el éxito. 

Espero que te sea de utilidad, si quieres saber más sobre esto o sobre como podría ayudarte a la hora de mejorar tu vida, escríbeme a pablocastromoreno@hotmail.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *